viernes, 12 de julio de 2013

China halla posibles manuscritos de casi 5.000 años de antigüedad


Los expertos chinos afirman que los símbolos aún no pueden considerarse palabras. Las muescas se encuentran dispuestas en línea, como ocurre en la escritura china. De confirmarse, serían las muestras de lenguaje más longevas de China. La datación se acerca a la de los manuscritos mesopotámicos, los más antiguos del mundo.

La escritura alcanza en China niveles de arte. El dominio de la caligrafía es motivo de orgullo y respeto, hasta el punto que es frecuente ver en los parques a gente trazando caracteres en el suelo con grandes pinceles impregnados de agua. Sus aficionados están de enhorabuena. Los arqueólogos chinos aseguran que han descubierto muestras de algunos de los escritos primitivos más antiguos del mundo. Las inscripciones se encuentran en fragmentos de dos hachas de piedra hallados en un yacimiento de la cultura Liangzhu en la provincia de Zhejiang, al sur de Shanghái. Se calcula que tienen unos 5.000 años, lo que supone 1.400 años más que los restos más antiguos de lengua china escrita conocidos hasta ahora, informa Associated Press.

Algunas de las marcas grabadas en las hachas de piedra se parecen a caracteres actuales. Los académicos chinos se muestran divididos sobre si representan palabras o algo más sencillo, pero creen que el descubrimiento arrojará nueva luz sobre los orígenes de la lengua y la cultura chinas. Las escrituras más antiguas del mundo se considera que proceden de Mesopotamia, hace más de 5.000 años.

Se desconoce cuándo se originó exactamente la escritura china, pero se cree que comenzó a principios del segundo milenio antes de Cristo (a.d.C.). Las inscripciones más tempranas conocidas contienen cada una entre 10 y 60 caracteres tallados en trozos de hueso o caparazón de tortuga, que eran utilizados como objetos oraculares. Datan de la dinastía Shang (1600-1029 a.d.C.), aunque, para entonces, ya formaban un sistema muy desarrollado, básicamente similar al de hoy día. Para el año 1400 a.d.C., la escritura china constaba de 2.500 a 3.000 caracteres, la mayoría de los cuales pueden ser leídos en la actualidad.

Las nuevas inscripciones han sido encontradas en más de 200 piezas arqueológicas extraídas del yacimiento neolítico de Liangzhu. Forman parte de un conjunto de miles de fragmentos de cerámica, piedra, jade, madera, marfil y hueso hallados en excavaciones en el lugar entre 2003 y 2006, según ha explicado el arqueólogo jefe, Xu Xinmin. El descubrimiento no ha sido revisado por expertos internacionales, pero investigadores chinos reunidos el fin de semana pasado en Zhejiang se mostraron de acuerdo en que las inscripciones no son suficientes para indicar la existencia ya entonces de un sistema de escritura desarrollado. Aun así, Xu ha asegurado que ofrecen evidencia de palabras en dos trozos de hachas de piedra. Uno de los fragmentos tiene seis formas con apariencia de palabras en secuencia, lo que parece indicar que constituyen una frase. Tres de ellas se asemejan al carácter actual de ser humano. Cada forma tiene de dos a cinco trazos.

"Son diferentes de los símbolos que hemos visto en el pasado en objetos", ha explicado Xu, informa Associated Press. "Las formas y el hecho de que estén dispuestos como si fuera una frase indican que son la expresión de algún significado". Sin embargo, Liu Zhao, de la universidad Fudan, en Shanghái, ha advertido que no hay material suficiente para llegar a una conclusión.

China depara regularmente importantes descubrimientos arqueológicos, y el hallazgo de las inscripciones será seguramente fuente de estudio y debate en este país, que se enorgullece de su historia milenaria. De momento, los expertos han acordado calificar lo descubierto de escritura primitiva, un término vago para sugerir que las inscripciones de Liangzhu se encuentran en algún punto entre símbolos y palabras.

La creación de los primeros sistemas de escritura del mundo coincide aproximadamente con el principio de la Edad de Bronce, a finales del milenio 4 a.d.C. La escritura cuneiforme y los jeroglíficos egipcios son considerados los primeros sistemas de escritura. Se cree que los caracteres chinos se desarrollaron de forma independiente.


elPais.com