martes, 19 de junio de 2012

Sestercio de Vespasiano conmemorativo de la conquista de JUDEA


La moneda en cuestión es un sestercio de bronce que se emitió en conmemoración de la captura de Judea por Vespasiano hacia el 66 dC, al mando de las legiones romanas en Oriente. Posteriormente fue nombrado Emperador por sus legiones iniciando el gobierno de la dinastía flavia.


Texto anverso: “IMP CAES VESPASIAN AVG P M TR P P P COS III”

Los títulos que identifican a cada personaje en las acuñaciones de los Flavios puede seguirse plenamente a través de las leyendas que rodean los retratos de Vespasiano (Tito y Domiciano, sus hijos y sucesores y que presumiblemente compartieron el poder). Las leyendas de Vespasiano siempre empiezan con el título de emperador (IMP), seguido del de Cesar (CAES), seguido de su nombre (VESP, VESPAS o VESPASIAN) y de sus títulos Augusto (AVG), Pontífice Máximo (P M), Tribuno (TR), Padre de la Patria (P P P) y Cónsul (COS III) representados por sus abreviaturas sin puntos, ni separaciones intermedias (IMPCAESVESPASAVGPMTRPPPCOSIII, como esta) añadiendo en algunos casos otro título como el de Censor (CENS) ejercido ad personam en algún año determinado.

Texto reverso: “IVDAEA CAPTA”

En el reverso de la moneda junto con la inscripción IVDAEA CAPTA, que en latín significa "La Judea capturada o vencida" está acompañada por una figura femenina que representa a una mujer judia en actitud de duelo debajo de una palmera y a la izquierda un judio con las manos atadas a la espalda. De igual modo, la región de Judea venía simbolizada de manera sobresaliente mediante una palmera, ya que se trata de una planta que crece con gran frecuencia en las tierras de Judea. De hecho, podemos ver en las acuñaciones de Tito a una figura femenina que simboliza a la provincia de Judea, de pie al lado de una enorme palmera,  En las monedas acuñadas a nombre del emperador Vespasiano, en cambio, la figura que representa a Judea se halla recostada, en actitud de experimentar un vivo dolor y pesadumbre, y observamos que se lleva la mano al semblante, como si quisiera golpeárselo, también al costado de una palmera; en otras acuñaciones, en fin, a esta figura se le añade, al costado izquierdo de la palmera.