domingo, 29 de abril de 2012

El Decumano Máximo de Cartago Nova


     La construcción de la calzada principal que recorría la ciudad desde el puerto al foro, de este a oeste se fecha en el siglo I d. C, sin embargo, buena parte del enlosado, junto con los restos de las termas y porticado, corresponderían a los siglos IV-V d. C, como fruto de una renovación tardía. Bajo la calzada se localiza un alcantarillado central, que recogía los canales de desagüe de las construcciones vecinas.

     Tres metros de diversos materiales ocultaron  esta joya arquitectónica, el tiempo hizo el resto….

     En 1968, las labores de demolición del cuartel de la Guardia Civil y las obras de construcción de un edificio en la Plaza de los Tres Reyes fueron la causa del descubrimiento del Decumano. El arquitecto, y en ese momento Director del Museo Arqueológico Municipal, Pedro San Martín Moro, fue el encargado de la construcción del actual edificio, que apoya sus cimientos sobre los restos arqueológicos. En un momento en el que la arqueología y la conservación del patrimonio no gozaban de la solidaridad ciudadana ni de la protección legal actual, es de agradecer que se llevara a cabo una tarea que fue pionera en la Región de Murcia, como fue la conservación íntegra de los restos encontrados pese a la posterior edificación del inmueble superior. La forma de colocar los pilares, el exquisito decoro a la hora de levantar los cimientos y la adecuación de los restos al espacio disponible hacen de la Plaza de los Tres Reyes un enclave arqueológico de primera magnitud.

     En 2003 un proyecto de musealización permitió la apertura al público de este espacio de unos cien metros cuadrados. Las obras de adecuación del yacimiento fueron realizadas por el arquitecto Andrés Cánovas permitiendo su acceso. Unas escaleras situadas en la Calle Honda permiten el acceso a un recinto que ha estado al aire libre y al ser cubierto por una cúpula de cristal ha favorecido la conservación de los restos.